“Re-arriesgar o des-arriesgar”: estrategias de toma de decisiones para CEO

Los empresarios están valorando constantemente estrategias de toma de decisiones para CEO. Se preocupan por si deberían vender sus negocios. Se obsesionan con el tiempo y el valor. El deseo de liquidez a menudo entra en conflicto con el miedo a la inutilidad si pierden la compañía que es su “bebé”. Pueden sentirse impotentes ante competidores mejor financiados. En lugar de actuar, a veces se congelan, sin vender ni invertir el tiempo y el dinero necesarios en el negocio.

La inacción es extremadamente peligrosa en un mundo de cambios disruptivos. Las empresas estancadas se ven abrumadas rápidamente por la competencia. Como dijo Winston Churchill, usando una metáfora aeronáutica, “perder el impulso no es simplemente detenerse sino caer”. Para abordar este peligro, he desarrollado y perfeccionado progresivamente una metodología conocida como “re-riesgar o des-arriesgar” que proporciona un marco analítico para la toma de decisiones estratégicas y una nueva oportunidad de vida para los emprendedores.

Contra mi propio interés como banquero de inversión, les explico a los empresarios que no estoy de acuerdo con el supuesto binario en la pregunta formulada. La pregunta no es una opción binaria de “vender o continuar”, sino más bien “volver a arriesgar o eliminar riesgos”.

Re-arriesgarse requiere duplicarse: invertir más tiempo y dinero en el negocio.
Eliminar el riesgo significa reducir la participación del emprendedor en el negocio.

En este contexto, el nuevo riesgo puede realizarse de varias maneras, como mejorar las operaciones, contratar una nueva administración, arreglar el balance o comprar otra compañía. Estas acciones no deben verse de forma aislada, sino más bien como decisiones estratégicas en el contexto de un nuevo riesgo. En lugar de una opción binaria, la alternativa de re-riesgo proporciona una multitud de opciones.

Del mismo modo, la alternativa de eliminación de riesgos ofrece varias opciones. El emprendedor no tiene que vender la empresa en total para eliminar riesgos. Especialmente en el mercado actual, hay muchas maneras de conseguir dinero mientras se mantiene una posición de capital. Los compradores estratégicos, el capital privado y las oficinas familiares tienen liquidez y están dispuestos a soluciones creativas de eliminación de riesgos.

La metodología de “re-riesgo o des-arriesgar” también es aplicable a otras situaciones, por ejemplo, una compra de otra compañía, respuesta a la competencia, gastos de capital, expansión a nuevos mercados o inversiones en nuevos procesos. En efecto, todas las decisiones y desafíos comerciales críticos pueden y deben ser sometidos a un análisis de “re-riesgo o de-riesgo”. En ausencia de tal metodología, las decisiones se toman, o se evitan.

Los emprendedores son conocidos por asumir riesgos. Tienen éxito al lograr lo que se piensa que es imposible. Pero a veces los emprendedores dejan de correr riesgos. Se congelan, luchan por tomar las medidas necesarias porque piensan que se enfrentan a una pared, opciones muy limitadas o que no tienen forma de avanzar. Los emprendedores pueden descongelarse reformulando los dilemas que los abruman y toman la decisión de volver a arriesgarse o reducir el riesgo. El empresario recupera la capacidad de actuar porque se revela una variedad de opciones, eliminando las paredes que le impiden avanzar.

Además, al utilizar este análisis, los emprendedores integran su toma de decisiones personales y comerciales de una manera estratégicamente coherente y efectiva.

La naturaleza inherentemente iterativa del método de “re-riesgo o de-riesgo” es una característica poderosa y atractiva. Esta no es una decisión única. El análisis de “re-riesgo o de-riesgo” es una forma de ajustar repetidamente los niveles de riesgo. Los empresarios pueden aumentar, disminuir y nuevamente aumentar el riesgo, o viceversa, a medida que cambian las circunstancias y los objetivos. La disponibilidad de capital en el mercado respalda esta opcionalidad, siempre que los empresarios controlen su destino utilizando la metodología de “re-riesgo o de-riesgo”.

Un empresario bloqueado puede usar este análisis para recuperar la capacidad de actuar. Sin embargo, el emprendedor inteligente despliega este análisis sobre una base consistente, aumentando así la probabilidad de éxito sostenido.

Los objetivos y las necesidades personales de los empresarios cambian, pero, especialmente en el mundo competitivo de hoy, una empresa corre el riesgo de declinar y fracasar si se estanca. Se debe mantener el impulso. Al igual que los mariscales de campo en el fútbol, ​​los empresarios no pueden quedarse quietos; si no pasan o corren con el balón, serán despedidos.

La buena noticia para los empresarios es que pueden retener o recuperar su capacidad de actuar porque las elecciones no tienen que ser binarias o finales. La solución es a la vez audaz y matizada. La calidad iterativa de la metodología de “re-riesgo o des-arriesgo” proporciona una opción continua para los empresarios. Al emplear esta metodología, los empresarios pueden mantener el impulso mientras integran estratégicamente la toma de decisiones personales y comerciales.

Este artículo se publicó primero en Vistage US. Puedes leer la versión en inglés aquí.