Los 7 errores más grandes que puede cometer un CEO

Cuando el CEO está dispuesto a aprender, los errores se convierten en una ventaja. Como dijo una vez Jack Welch, ex presidente y director ejecutivo de General Electric, “he aprendido que los errores a menudo pueden ser tan buenos maestros como el éxito”. Bajo el liderazgo de Welch, GE tuvo un gran éxito, su valor de mercado creció en la asombrosa cifra de 398.000 millones.

Pero cuando los errores no cambian y se repiten, sus lecciones no son escuchadas por los CEOs, entonces se vuelven destructivos.

Veamos el caso de Philip Clarke, ex director ejecutivo de la cadena de alimentación del Reino Unido, Tesco. En 2014, se reveló que Tesco había sobreestimado sus ganancias semestrales en más de $ 300 millones (£ 264 millones). Los ejecutivos de Tesco se enfrentaron una investigación, sus acciones cayeron y su calificación crediticia fue revisada. Clarke evitó los cargos de fraude, pero en 2014, la dirección de la empresa le destituyó.

Clarke no es el único CEO que se ha equivocado. En 2019, la rotación de los CEO alcanzó un récord. Es probable que gran parte de esta rotación se pueda evitar, ya que los pequeños errores que se acumulan con el tiempo. Para evitarlo, es útil conocer cuales son los siete de los mayores errores de los directores ejecutivos:

1. Elegir atajos para crecer

Aprende del ejemplo de Clarke: en lugar de ser honestos, los ejecutivos de Clarke y Tesco “trabajaron los datos”, un atajo que perjudicó a la empresa. Es un ejemplo extremo, pero ilustra claramente el aprendizaje.

Los directores ejecutivos tienen la responsabilidad de desarrollar su empresa y mejorarla de forma duradera. No es fácil: crecer requiere planificación, rigor y determinación.

Y, normalmente, los directores ejecutivos también quieren desarrollarse y mejorarse a sí mismos; esto significa ser tan honestos cuando lo han hecho bien como cuando han cometido un error.

2. Nunca te alejes del negocio

El cofundador de Microsoft, Bill Gates, el segundo hombre más rico del mundo, dice que no importa dónde se encuentres (en casa, en la oficina, de vacaciones) siempre tiene una pila de libros consigo.

“Es una de las principales formas en que aprendo, y lo ha sido desde que era niño”, dijo Gates. “En esta etapa de mi vida, también puedo visitar lugares interesantes, reunirme con científicos y participar en conferencias online. Pero la lectura sigue siendo la principal forma en que aprendo cosas nuevas y pongo a prueba mi comprensión “.

Los directores ejecutivos harían bien en tomar ejemplo de Gates y tomarse el tiempo para reducir la velocidad, aprender y pensar. Es probable que los CEO adictos al trabajo se encaminen hacia el agotamiento, mientras que los CEO dispuestos a dar un paso atrás y aprender probablemente se dirijan hacia una productividad saludable.

3. Confiar únicamente en su propia perspectiva

El éxito a gran escala requiere más de una mente. Los directores ejecutivos deben tener una imagen mental vívida de la empresa, lo que significa escuchar comentarios y otras perspectivas.

AmyK Hutchens, ponente de Vistage, dice que cuando los CEO piden comentarios, necesitan ser capaces de escuchar y absorber la información en lugar de interrumpir a quien les habla con comentarios defensivos. Después de escuchar, los líderes deben pensar en lo que hay de cierto y cómo pueden emplear estas perspectivas para ayudar a la empresa a crecer.

4. Tener un gran ego

Como escribió Ryan Holiday, autor y fundador de la agencia creativa Brass Check, en su libro “El ego es el enemigo”: “Cuando eliminamos el ego, nos quedamos con lo real. Lo que reemplaza al ego es la humildad, sí, pero la humildad y la confianza duras como una roca. Mientras que el ego es artificial, este tipo de confianza puede soportar el peso. El ego se pierde. La confianza se gana “.

Los mejores directores ejecutivos toman en serio este consejo. Son curiosos, inquisitivos y están dispuestos a admitir cuando se equivocan. Saben que el ego es frágil, mientras que la verdad, aunque sea incómoda, es sólida.

La coach ejecutiva de Vistage, Beth Miller, dide que los directores ejecutivos pueden mejorar su curiosidad, una actividad libre de ego, al aprender a hacer mejores preguntas. Las grandes preguntas crean claridad, son abiertas y hacen que la gente piense críticamente.

Para tener más información sobre cómo hacer buenas preguntas, descarga La Guía Vistage para liderar en tiempos difíciles. Si eres CEO, aquí encontrarás pautas para  revelar tus puntos ciegos, ganar momentos para un pensamiento más reflexivo y llevar un diario que te ayudará a sintonizar con tu propósito. Todas estas lecciones son armas en la lucha contra el ego.

5. Tomar decisiones erráticas

No existe un proceso de toma de decisiones único y adecuado, al menos esto afirma Sam Reese, CEO de Vistage, sin embargo los CEO deben tener un proceso consciente para tomar decisiones que conduzcan a resultados consistentes. La toma de decisiones errática es un sello distintivo del ejecutivo plagado de errores.

Como ejemplo de un proceso sólido de toma de decisiones, el ex presidente Dwight Eisenhower utilizaba una matriz de toma de decisiones. Con ella, Eisenhower podía ver lo que se debe hacer primero, programar, delegar y no hacer. Esto le ayudaba a ahorrar tiempo y a conocer sus prioridades, lo que le facilitó la toma de decisiones coherentes.

6. No encontrar un buen guía

Isaac Newton, una de las figuras clave de la revolución científica, dijo en broma que si había visto más en su trabajo, es porque estaba sobre los hombros de gigantes. Con esto, quiso decir que su trabajo fue mejorado por científicos que habían trabajado durante siglos antes que él.

Como CEO puedes aprender de la misma manera: siendo humilde y aceptando ayuda a un mentor o un coach.

Aunque muchos directores ejecutivos cometen el error de pensar que se encuentran en una situación completamente única, los directores ejecutivos exitosos saben que esto no es cierto. Valoran el asesoramiento de personas de su mismo perfil y de guías de confianza que les cuentan sus experiencias, les señalan puntos ciegos y les desafían.

7. Centrarte por completo en tu propio crecimiento

Dentro de cada organización, hay un mundo de personas que toman decisiones; esas decisiones deberían importarles a los directores ejecutivos.

Los mejores directores ejecutivos con frecuencia ayudan a otros a pensar y tomar mejores decisiones. A su vez, esto ayuda te ayuda directamente: si un director ejecutivo puede ayudar a otra persona a superar una situación, estará en mejores condiciones para afrontar situaciones similares cuando las enfrente.

Ayudar a los demás es simplemente parte de ser un buen CEO. Como dice el presidente de Vistage, Darrell Jackson, “Cuando las personas te ayudan a ti , tú también tienes la responsabilidad y la obligación de ayudar a los demás”.

Este artículo se publicó primero en Vistage USA, puedes leer la versión original en inglés aquí.