¿La fatiga por decidir constantemente está frenando tu empresa?

La fatiga física es fácil de detectar. La sientes en los huesos, la ves en el espejo. Te duele el cuerpo, estás exhausto y solo quieres parar y acostarse. Otros tipos de fatiga, sin embargo, son menos fáciles de detectar pero pueden ser igual de debilitantes, y la fatiga por decisión es uno de ellos.

El adulto promedio toma alrededor de 35.000 decisiones cada día. Aunque muchas de ellas son menores, como en qué taza tomar el café o qué calcetines usar, son decisiones que, sin embargo, también cobran su precio. Del mismo modo que no esperarías que alguien haga sentadillas de manera ilimitada sin tener fatiga muscular, las innumerables elecciones que tomamos a diario pueden agotar nuestra energía mental, dejándonos incapaces de tomar una decisión más.

Al final del día, incluso las decisiones más insignificantes se vuelven desafiantes, los ánimos se aminoran y el cerebro busca atajos. Estos, normalmente toman una de dos formas: elecciones rápidas e impulsivas o (la mayor cantidad de ahorro de energía) el no hacer nada.

Cuando se trata de gestionar un negocio, la fatiga por decisión es más que un dolor de cabeza; y disminuye seriamente tu capacidad de tomar decisiones importantes. En el mejor de los casos, puede llevar a decisiones ilógicas, rápidas y, en el peor … a la inercia. Dicho esto, ¿cómo sabes si estás sufriendo fatiga por decisión? ¿Y qué puedes hacer al respecto?

¿Cómo detectar fatiga por decisión?

El primer paso y el más crucial para combatir la fatiga ante la toma de decisiones es reconocerlo. Su invisibilidad y el hecho de que todos lo experimentamos, puede hacer que sea difícil de detectar, pero hay algunos signos clave a tener en cuenta en tu equipo y en ti mismo:

Caminando sobre las aguas

Si un proyecto en particular no avanza o el crecimiento general de la empresa se está desacelerando, la culpa podría ser de la fatiga por decisión. Cuando no tomas decisiones, creas congestión. Estos cuellos de botella ralentizan el cambio o incluso pueden detenerlo por completo.

Mañana nunca llega

La dilación es un síntoma primario de la fatiga por decisión. ¿Se están retrasando los plazos? ¿Los clientes te persiguen? Si todo parece retrasarse, podría deberse a una falta de acción decisiva.

Las luces están encendidas, pero no hay nadie en casa

¿Te encuentras mirando fijamente a una pantalla tratando de hacer una elección simple? ¿Una decisión directa de repente, te parece desconcertante? Este tipo de parálisis por decisión es uno de los signos más evidentes de fatiga por decisión. Tu cerebro está cansado, por lo que incluso la decisión más minúscula te parece insuperable.

Actuando por impulso

A veces nuestras decisiones impulsivas son las mejores. Seguir a tus instintos e intuiciones puede parecer algo realmente original. Sin embargo, si habitualmente tomas decisiones rápidas, es poco probable que los resultados sean positivos. La falta de pensamiento apropiado o la toma de decisiones emotivas es una señal segura de que estás cansado.

¿Cómo luchar contra la fatiga de decisión?

Si crees que estás sufriendo fatiga de decisión, contrarrestarlo es más fácil de lo que piensas. Al hacer algunos cambios simples, puede reducir la tensión, lograr una mayor claridad y, en última instancia, ser más productivo.

Menos es más

Barack Obama usaba el mismo traje todos los días cuando era presidente. El motivo para hacerlo es que quería ahorrar su energía mental para tomar decisiones más importantes.

En una entrevista de 2014 con Vanity Fair, dijo: “Verán que uso solo trajes grises o azules … Estoy tratando de reducir el número de decisiones. No quiero tomar decisiones sobre lo que como o visto. Porque ya tengo muchas otras decisiones que tomar. Por el mismo motivo, Steve Jobs optó por usar su jersey de cuello vuelto cada día, para poder concentrar su mente en asuntos más relevantes.

Si bien nadie sugiere que tires tu ropa y la reemplaces con veinte camisas negros, crear reglas y rutinas sí es una forma efectiva de conservar tu agudeza mental para las cosas que realmente importan. Dedicar unos minutos a planificar lo que vas a usar y comer durante la semana deja más espacio para tomar decisiones críticas. Tu habilidad para tomar decisiones es finita, así que guárdela para lo que cuenta.

Menos conversación…

Mark Twain dijo: “Si es tu trabajo comer una rana, lo mejor es hacerlo a primera hora de la mañana”. Y si es tu trabajo comer dos ranas, es mejor comer primero la más grande”. Nike lo expresó de manera menos elocuente (pero no menos poderosa) con” Simplemente hazlo “.

Dilo como prefieras, pero el consejo detrás es el mismo. Si una decisión parece desalentadora, esa es una razón más para enfrentarla directamente. Tu mente es más clara y productiva por la mañana, por lo que tomar esa decisión ahora será mucho más fácil que más tarde durante el día.

Si postergas y lo dejas para más tarde, te seguirá todo el día como una nube abrumadora. Al final de la tarde, esa misma tarea parecerá mucho más pesada, y lo más probable es que no la lleves a cabo siquiera. Por el contrario, si “lo haces” a primera hora, empiezas el día con una victoria, y un sentimiento motivador de absoluta positividad. Este es el efecto de elimina a “esa temida rana” de tu lista de tareas pendientes.

Hecho es mejor que perfecto

Cuando las decisiones persisten, no se alejan fuera de tu vista, ni fuera de tu mente. Las llevas contigo como parte de tu equipaje cognitivo. Te pesan, agotan tu energía y pueden agravar el sentimiento que quizá ya tienes de estrés o de ansiedad. La toma de decisiones prolongada también puede crear confusión o inercia dentro de tu equipo, que puede estar esperando esa decisión para poder avanzar.

Aunque parezca que tomarte más tiempo para decidir dará como resultado un mejor resultado, en realidad, no es cierto. La realidad es que cuando las decisiones se dilatan en el tiempo, se identifican más opciones y el proceso se vuelve más difícil. Este fenómeno, conocido como la paradoja de la elección, también crea expectativas poco realistas, lo que hace que sea más probable que no estés satisfecho con el resultado, sin importar cuál sea.

Tener un calendario para la tomar decisiones importantes es vital. Sin parámetros, las decisiones pueden llevar mucho más tiempo del que deberían y los efectos pueden tener consecuencias significativas para tu negocio. No esperes lo perfecto: no existe. En su lugar, establece un plazo estricto y cúmplelo.

Reduce las distracciones

Cuando intentamos continuamente realizar varias tareas, tendemos a dificultarlas todas. Reducir o dividir las distracciones puede ayudar a concentrarte por completo en la decisión que afrontas. Este enfoque hace que sea más fácil decidir y más probable que hagas una buena elección.

Reserva momentos específicos para consultar correos electrónicos o redes sociales y respeta el plan. Cuando llegue el momento de volver al trabajo, evita la tentación asegurándote de que tu teléfono está en otro sitio.

Si tienes un día de trabajo muy ocupado por delante, trata de mantener tu vida personal separada. Navegar en internet para buscar un regalo o reservar el plan de un día festivo puede parecer no dañiño, pero si tienes que tomar decisiones de negocio importantes, podría contribuir a que te sientas mentalmente agotado.

Actúa como un padre

Cuando los niños se fatigan, nos lo hacen saber. Se ponen de mal humor, tienen berrinches, actúan impulsivamente. Si bien es poco probable que la mayoría de los adultos se tiren gritando en el suelo de un supermercado, rascando bajo de la superficie veremos que no somos tan diferentes de los niños pequeños, aunque los signos son un poco menos obvios.

Si tú o los miembros de tu equipo estáis muy temperamentales, irritables o parece que estáis tomando decisiones precipitadas, es hora de tomar un descanso. Intenta identificar el problema y actúa en consecuencia. ¿Ya comiste? ¿Cuándo fue la última vez que tomaste aire fresco? ¿Es hora de unas vacaciones? Lo que nos lleva a …

Tómate un descanso

Alejarse es algo tan simple que a menudo lo olvidamos, pero cuando hablamos de cualquier tipo de fatiga, un cambio es definitivamente tan bueno como un descanso. Incluso un breve descanso puede ayudarnos a recargarnos y regresar sintiéndonos mejor preparados para enfrentar las decisiones.

Si te duelen los músculos, tienes que darles la oportunidad de recuperarse; comer sano, hidratarte, descansar. La fatiga por decisión debe tratarse de la misma manera. Sé amable contigo mismo, permítete un cambio de escenario y alimenta tu mente y tu cuerpo para renovar tu energía mental. Si crees que tú o tu equipo estáis sufriendo fatiga por decisión, lucha contra el impulso de continuar por inercia y toma ese respiro tan necesario.

Cuando se trata de fatiga por decisión, reconocer el problema ya es la mitad de la batalla. El simple hecho de saber que no tienes recursos infinitos puede marcar la diferencia. La clave es simplificar: cómete la rana, cumple con los plazos y limita las opciones siempre que sea posible. Después de todo, si es lo suficientemente bueno para Barack Obama …

Este artículo se publicó primero en Vistage UK, puedes leer el original en inglés aquí.