Cuatro formas en las que los CEO pueden liderar la recuperación de forma segura

Con los esfuerzos de reapertura en marcha en la mayoría de las ciudades, la economía necesita ahora un repunte de la demanda de los consumidores, y los líderes de las pequeñas y medianas empresas (PYMES) deben mostrar a los consumidores que están preparados para liderar la recuperación de manera segura tanto para los propios empleados como para los clientes.

A lo largo de la pandemia, he escuchado a cientos de directores ejecutivos que han liderado el camino, navegando e innovando en un territorio inexplorado. Se adaptaron rápidamente y los líderes continúan innovando para garantizar la confianza de sus equipos y clientes. Al trabajar con estos directores ejecutivos, descubrí que están tomando los siguientes pasos clave para impulsar la recuperación en sus empresas y comunidades:

1. Brindar a los empleados el máximo cuidado.

Como el proceso de recuperación de cada empresa es diferente, también lo son las necesidades de sus empleados. Los directores ejecutivos pueden poner a su gente en primer lugar al crear flexibilidad en el proceso de regreso al trabajo. Los líderes que permiten que sus empleados co-creen soluciones seguras y creativas tendrán un equipo más comprometido que aquellos que lancen ultimátums para el regreso al trabajo. Está bien que tus clientes sepan que los procesos pueden cambiar para proteger a tu equipo; los consumidores no quieren hacer negocios con empresas que no tratan bien a su gente.

2. Reconocer que esta es una nueva realidad, no una nueva normalidad.

Nadie sabe lo que depara el futuro, y los modelos comerciales serán diferentes en el futuro. Las empresas, los empleados y los clientes tienen nuevas necesidades, especialmente la flexibilidad. Considera cuáles podrían ser estas necesidades, incluido cómo será virtualmente el futuro. ¿Continuarás conociéndote en persona? ¿Te reunirás la mitad del tiempo en persona y la otra mitad virtualmente? Esta nueva realidad es una oportunidad para ser auténtico, transparente y dejar que tus equipos sepan cómo está realmente la empresa. Las empresas con líderes transparentes tienden a capear la tormenta con valentía, en lugar de llevar a los empleados a una montaña rusa emocional.

3. Mantener la cultura empresarial.

Si los líderes empiezan a pensar en la cultura empresarial cuando sus empleados regresan al lugar de trabajo, ya lo han pensado demasiado tarde. Los líderes eficaces entienden que una crisis es un momento para apoyarse en la cultura, no para ponerla en pausa. El compromiso puede disminuir en momentos como estos, pero los líderes pueden revitalizar la cultura de su empresa mediante una comunicación abierta y frecuente. Considera la posibilidad de realizar encuestas breves quincenalmente para evaluar la opinión de los empleados y, luego, realizar un seguimiento con acciones para hacer que sea real que escuchas y te preocupas. Los empleados sabrán que tienes en cuenta sus necesidades si les permites horarios flexibles y tiempo para relajarse con la familia. Si defiendes la cultura y defiendes tus valores en los momentos difíciles, podrás promover la cultura de tu empresa y hablar sobre lo que habéis aprendido como equipo durante la crisis.

4. Generar espacio para la innovación.

Los datos de la encuesta de Vistage muestran que casi la mitad (47%) de los directores ejecutivos dijeron que hicieron cambios en los productos y servicios como resultado de la crisis por el COVID-19. De aquellos que realizaron cambios en sus ofertas, el 49% agregó productos o servicios que sostendrán el crecimiento a largo plazo. Muchas empresas, incluida la mía, han lanzado productos y programas durante la pandemia que de otro modo no existirían. Los proyectos que podrían haber esperado por años se implementaron en semanas. He visto innovación no solo de otros líderes de la empresa, sino también de empleados y socios que han descubierto cómo mejorar y trabajar de manera eficiente. La innovación proviene de proveedores y clientes que envían nuevas ideas y de toda una fuerza laboral que aprendió de la noche a la mañana cómo migrar a un espacio de trabajo virtual. Los líderes que movilizan a sus equipos rápidamente y reúnen a personas de todos los aspectos de la organización para colaborar fomentarán continuamente la innovación.

Los directores ejecutivos no obtienen ningún pase gratuito durante las crisis. Los líderes fuertes abren la comunicación y comparten respuestas personales con sus clientes y partes interesadas. Y más importante aún, al entrar en esta nueva realidad, necesitamos hablar sobre estos tiempos difíciles con nuestros equipos. Todos desafiamos la tormenta juntos, y no podemos olvidar por lo que pasamos. Cuando los líderes valoran con sus empleados cómo funcionó su empresa durante la crisis, se convierte en un símbolo de la fuerza de los empleados.

Esta entrada se publicó primero en Vistage US, puedes leer la versión original en inglés aquí.