Cuando eres CEO y sientes que los árboles te impiden ver el bosque

Cuando los CEOs se atascan en la maleza, prestando atención a demasiados problemas a la vez, a menudo también les resulta difícil encontrar la salida.

Muchos temas compiten por la atención del CEO. Está el presupuesto, la marca, la junta, los empleados, el equipo ejecutivo, los planes para el futuro y muchos otros detalles. Y en conjunto, pueden abrumar a los directores ejecutivos, dejándoles con la sensación de estar rodeados de hierba por cortar sin escapatoria.

Cuando los CEOs se ven atrapados en la maleza, pueden encontrarse con los problemas comunes que se describen a continuación, afortunadamente también hay cuatro formas realmente confiables de despejar el campo y liderar el camino a seguir tal como tú quieres.

Problemas que ocurren cuando un CEO está atrapado entre los árboles

Hay innumerables problemas para los CEOs que se quedan atrapados en la maleza, los más duros  incluyen:

Se convierten en micromanagers

Cuando un CEO está demasiado ocupado, tiende a convertirse en jefe en lugar de ser líder. Toma el control de demasiadas tareas, dejando que los empleados sigan sus órdenes.

A veces, los ejecutivos ocupados creen que conocen cada problema y cada solución. No solo es una suposición errónea, sino que además consume mucho tiempo para propio CEO, conduce al micromanagement y tiende a alejar a los empleados talentosos.

El equipo no crece

Los directores ejecutivos demasiado ocupados tienden a elegirse a sí mismos como capitán y tripulación de la empresa, creyendo que lo pueden hacer todo. Pero es probable que el equipo no crezca si solo cumple las órdenes de una persona o si observa cómo otros hacen el trabajo.

Si bien los CEO a veces pueden ser la mejor persona para cada uno de los roles (se convirtieron en los mejores por una razón), los mejores tienen empleados talentosos que pueden hacer su trabajo más fácil.

Estrés

Steve Tappin, autor del libro “Los secretos de los directores ejecutivos”, entrevistó a 150 directores ejecutivos para su libro y encontró algo inquietante: las principales emociones del director general medio son:  la irritación, sentirse abrumado, la frustración y la decepción.

Estas categorías pueden encajar perfectamente en una categoría: Estrés.

“Debería existir una advertencia sanitaria”, dijo Tappin a CNN. “Si tienes esas emociones durante el 80 por ciento del día, directamente te estás provocando estrés y cortisol en el cuerpo, lo que conduce a un envejecimiento acelerado, ataques cardíacos y cáncer”.

Pérdida de enfoque en lo que importa

Cuando los directores ejecutivos se quedan atrapados en la maleza, pierden la capacidad de considerar el panorama general. Y este es el gran problema. Después de todo, ¿cómo puede un CEO tomar decisiones para el futuro cuando está tan atascado en los detalles del presente?

Considera este dato: en 1956, el psicólogo de Harvard George A. Miller escribió “El mágico número siete, más o menos dos: algunos límites en nuestra capacidad para procesar información”, uno de los artículos más citados en la historia de la psicología. El documento descubrió que los humanos generalmente solo pueden concentrarse en cinco o nueve cosas a la vez. Desde que se publicó este artículo, otros investigadores han descubierto que el número mágico en realidad puede ser menor.

¿Cómo deja un CEO de estar cegado por los árboles?

Si bien es difícil para los directores ejecutivos refinar su enfoque y salir de las malas hierbas, no es imposible. Aquí hay cuatro formas de hacerlo:

1. Desarrolla al equipo

El desarrollo de los empleados y el desarrollo del liderazgo del equipo ejecutivo es lo más importante que puede hacer un CEO.

Cuando un CEO confía en que sus empleados son competentes y pueden manejar problemas difíciles, será menos probable que intente convertirse en el CEO que lo hace todo. En cambio, confiar en las personas que trabajan para ellos y realizar menos tareas, es lo que les permite concentrarse en el panorama general.

2. Delega tareas

Delegar tareas será una experiencia de aprendizaje para la mayoría de los directores ejecutivos actualmente atrapados en la maleza.

Robert Moylan, director ejecutivo y cofundador de Shefit, le dijo a Inc.com que había estado delegando tareas a un empleado. Cuando ese empleado se fue, descubrió que ninguna de sus tareas se había completado.

A partir de esta experiencia, Moylan aprendió a valorar al talento en ser responsable y cumplir con las tareas. “No deseas que suceda algo así, pero me convirtió en un mejor delegador y terminó siendo fundamental para el crecimiento de la empresa”, dijo Moylan.

Y eso es lo que sucede cuando delegas: aprendes, tanto sobre ti mismo como líder como sobre tus empleados. Delegar puede tocar algunos puntos débiles, especialmente para los directores ejecutivos que creen que solo ellos pueden hacer el trabajo mejor pero en verdad, reportará enormes dividendos.

3. Confía en tu equipo ejecutivo

Un gran equipo ejecutivo marca la pauta para la empresa, pero también marca la pauta para el CEO.

Un informe de McKinsey & Company destacó que los ejecutivos que trabajan con un equipo ejecutivo de alto desempeño son cinco veces más productivos que los ejecutivos que trabajan con un equipo promedio.

Los CEO deben estar seguros de haber creado un equipo en el que puedan confiar, uno que pueda desenvolverse bien durante los buenos y los malos momentos. Luego, al igual que lo han hecho con otros empleados, deben estar dispuestos a delegar tareas a su equipo ejecutivo, lo que permitirá liderar en sus verdaderas áreas de especialización.

4. Supera el miedo al fracaso

Bruce Lee, el famoso actor y competidor de artes marciales, dijo una vez que la gente no debería temer al fracaso. En cambio, deberían temer lo que sucederá si apuntan bajo, lo que, según él, es un error mucho mayor que el fracaso. “En los grandes intentos, es glorioso incluso fallar”, dijo Lee.

Esto no quiere decir que los CEOs deban esperar el fracaso. Todo lo contrario: cuando delegan, cuando asesoran a su equipo, cuando forman su equipo ejecutivo, los directores ejecutivos buscan un éxito genuino.

Apuntar alto permitirá a los CEO aprender del fracaso, ese es el secreto de los grandes CEO y las personas exitosas. Cuando fallan en cualquier punto de este viaje, aprenden.

Si descubren que delegaban incorrectamente, pueden mejorar la forma en que delegan. Si han proporcionado la formación incorrecta a su equipo, pueden capacitarles de manera diferente. Y si han admitido a la persona equivocada en su equipo ejecutivo, pueden corregirlo encontrando a otra persona.

Cuando los directores ejecutivos buscan el éxito y fracasan, están más cerca de lo que estarían si nunca lo hubieran intentado. Están mucho más cerca de ver el bosque a través de los árboles.

Este artículo se publicó primero en Vistage US, puedes leer la versión original en inglés aquí.