Cómo tomar mejores decisiones – Sam Reese, CEO Vistage


El liderazgo tiene mucho que ver con la toma de decisiones, tanto que un Director Ejecutivo podría llamarse Jefe de Toma de decisiones. Sin embargo, el 60% de los ejecutivos encuestados por McKinsey piensan que sus empresas toman malas decisiones estratégicas con más frecuencia que las buenas. ¿Cuál es la sugerencia al respecto? Hay mucho espacio para mejorar la disciplina clave responsabilidad del CEO: la toma de decisiones.

Sam Reese es el CEO de Vistage Worldwide. Ha sido miembro de Vistage durante más de diez años, llegó siendo CEO y miembro de la junta de Miller Heiman, y ocupó cargos de alto nivel en Corporate Express, Kinko’s Inc. y British Telecom. En resumen, es un experimentado tomador de decisiones, con poderosas ideas transformadoras sobre cómo se pueden y deben tomar las decisiones ejecutivas, y no está por encima de “aprender de sus propios errores”.

“Asumí mi primer puesto como CEO cuando la burbuja de las punto-com acababa de estallar”, dice Sam de su propia carrera. “Estaba ansioso por crear alineación e inculcar el espíritu de equipo, así que cuando tuve que contratar a un nuevo jefe de división, solo entrevisté a un cliente. Tenía múltiples referencias, buenas credenciales, conocimiento del negocio y un apoyo 100% popular. También era un perfil 100% equivocado para el trabajo y podría haber arruinado a la empresa. Esta experiencia me enseñó una gran lección: es importante desarrollar un proceso de toma de decisiones, y mantenerse fiel a él. La forma en que llegas a una decisión es tan importante como la decisión que tomas “.

Entonces, ¿cúal es este proceso de toma de decisiones?

La toma de decisiones como disciplina

Sam afirma que, al igual que cualquier CEO, es un trabajo en constante desarrollo. “Todavía cometo errores”, admite, “pero menos de lo que solía hacerlo, porque invierto tiempo y energía en mi proceso de toma de decisiones”.

Esa inversión ha revelado cuatro impulsores de elección ejecutiva: propósito, mentalidad, rigor y el tiempo y espacio disponibles. Estos impulsores estructuran el marco que aplica a todas las decisiones importantes y son la piedra angular de la disciplina de toma de decisiones por la que aboga.

Propósito en la toma de decisión

El propósito es el primer paso en el proceso de tomar una decisión. Los CEOs recién promovidos a menudo son propensos a una visión limitada: están acostumbrados a tomar decisiones en el contexto de un departamento, en lugar de ver el panorama general.

“Cuando te incorporas al rol de CEO”, explica Sam, “debes pensar en qué beneficia a la compañía en general. Esta complejidad hace que la toma de decisiones sea más desafiante, independientemente del tamaño de la compañía”.

Para enfrentar esos desafíos, es útil tener una idea clara de lo que representa tu empresa. Sam cuestiona sus decisiones ejecutivas con tres preguntas principales:

  • ¿Se alinea con la misión, visión y propósito de la empresa?
  • ¿Beneficiará a la empresa en su conjunto?
  • ¿Refleja con precisión los valores y creencias de la empresa?

Un “sí” a los tres significa que estás en el camino correcto.

Mentalidad en la toma de decisión

Es fácil creer que solo hay una respuesta correcta para cualquier pregunta. La experiencia demuestra que eso es poco frecuente: las buenas elecciones provienen de procesos reflexivos, y la mejor opción es aquella en la que ha invertido tiempo, energía y compromiso.

Es importante no tomar decisiones que simplemente lo hagan a usted, personalmente, verse o sentirse bien. “Con el tiempo”, dice Sam, “he desarrollado la conciencia para controlar mi ego y tomar decisiones basadas en la mentalidad de la empresa”.

Lo que importa es el impacto en la empresa: si eso significa girar, cambiar o retroceder, que así sea.

Rigor en la toma de decisión

“Sabes que estás fuera del camino cuando cada decisión se siente como una vuelta a empezar”, dice Sam. “El rigor te permite tomar decisiones más rápido y con más precisión”.

El rigor es una mezcla de consistencia y contexto. Necesitas contexto para tomar una decisión informada, y necesitas comprender al menos algunos de los detalles; también debes verificar ese contexto en comparación con un proceso comprobado y coherente y preguntarte si necesita cambios.

La contratación desastrosa de Sam muestra un peligro potencial al depender de la opinión de la mayoría para brindar contexto. Una decisión popular puede no ser una buena. Sam ha desarrollado su enfoque desde que era un joven CEO. “Todavía escucho las opiniones de otras personas”, explica, “pero las proceso de manera diferente. Los trato como inputs en lugar de como instrucciones y me aseguro de que cada decisión que tomo sea exclusivamente mía.”

Tiempo y espacio en la toma de decisión

Los CEOs ejercen en un entorno laboral de alta presión donde el tiempo es escaso, y estas presiones pueden hacer que muchos tomen decisiones apresuradas o aleatorias sobre la marcha. Sam aboga por procesar sus decisiones sin interrupción, y dedica una parte de tiempo cada día para reflexionar y trabajar a través de sus decisiones.

“Trata la toma de decisiones como un maratón en lugar de como un sprint”, explica Sam. “No tengas miedo de decirle a la gente que una decisión llevará su tiempo”.

Entrena tu proceso de toma de decisiones

“Mi proceso funciona para mí”, nos dijo Sam, “pero no es de ninguna manera la única manera de tomar una buena decisión. Es importante desarrollar un modelo que sea auténtico para ti mismo. Después de todo, no es el modelo lo que más importa. Lo importante es que aplique rigurosamente un proceso consciente que conduzca a mejores decisiones y mejores resultados para su empresa “.

Cualquiera que sea el proceso, los controladores y los factores clave en los que se basa, en última instancia, tiene que combinar tres capacidades:

Para evitar ser arrastrado a un bucle sin fin de pensamiento y consideración y realmente ejecutar una decisión, Sam sugiere volver a la primera pregunta que se plantea en cada punto de decisión. Tienes un plan .¿Está alineado con la misión, visión y propósito de tu empresa? Si es así, es probable que esté listo para funcionar.

Mucho más tarde en su carrera, Sam tuvo la oportunidad de crear una nueva posición de CFO. En lugar de poner en cortocircuito su proceso para empezar rápidamente, habló con sus colegas sobre la decisión, reflexionó sobre las implicaciones financieras y escuchó sus instintos al revisar las solicitudes, manteniéndose apegado al riguroso proceso de selección que usaría para cualquier otro empleado.

“Resultó ser una de las mejores decisiones de mi carrera”, dice Sam. “El CFO que elegí valía su peso en oro”.

Este artículo se publicó primero en Vistage UK, puedes leer el original en inglés aquí.