¿Cómo se crea una visión empresarial compartida?

El autor de este artículo es Ian Windle, Chair de Vistage de grupos CEO, y fundador de LiveChange Ltd.

La visión de una empresa no tiene porque ser razonable. Esto puede parecer contrario a lo que la intuición nos diría. Pero si es razonable, podrías alcanzarla hoy mismo y no exigiría que tus equipos establezcan prioridades estratégicas audaces, ni que aprendan y crezcan en el viaje. Tu visión sí debe ser clara, inspiradora, sustentada en objetivos financieros para las partes interesadas y compartida con todos en tu empresa.

Un sueño irracional

Han pasado cincuenta años desde que Neil Armstrong puso un pie en la luna. El presidente John F. Kennedy comprometió a los Estados Unidos en esa increíble misión en 1961. Recuerda sus palabras: “Hacemos esto no porque sea fácil, sino porque es difícil”.

Esta visión, este sueño irracional era, en ese momento, imposible. Obligó a la NASA a pensar de manera diferente. La NASA descubrió que no era posible lograr esta visión trabajando como lo estaban haciendo. Necesitaban dejar la comodidad y “estirarse”, probar nuevas formas de hacer las cosas. El 29 de julio de 1969, el Apolo 11 hizo lo imposible y aterrizó en la superficie lunar, ¡con 25 segundos de combustible!

“Lo hacemos no porque sea fácil, sino porque es difícil”.

Presidente John F. Kennedy

Crea una visión convincente

La visión es uno de los filtros de decisiones de tu empresa (junto con el propósito / misión, los valores y la estrategia). Sin una visión convincente, ¿cómo sabes cómo establecer tus prioridades estratégicas para el año siguiente? En otras palabras, sin un destino claro, todos los caminos te llevarán allí.

En una empresa de nueva creación, es probable que la visión esté en la mente del fundador y probablemente no esté escrita. Sin embargo, cuando una empresa crece y contrata a más empleados, esa visión debe comunicarse para que los empleados se involucren en ella.

El director ejecutivo y el equipo de liderazgo superior deben redactar el mensaje y elaborar un plan para lograrlo, de modo que puedan darle vida a los empleados. Como dijo Patrick Lencioni, se trata de claridad y alineación.

Desafía a tus empleados

Para hacerlo, intenta realizar este ejercicio con tu equipo de liderazgo:

  1. Imagínate dentro de diez años. Estás celebrando el logro de tu visión con toda la empresa.
  2. Vas a dar un discurso a todos, diciendo cómo lograste la visión y qué hizo la empresa para llegar allí (crecimiento empresarial, clientes, asociaciones, tu gente, marketing, los valores y comportamientos que vivimos, etc.).
  3. Escribe este discurso basándote en la comprensión de lo que tu equipo necesita lograr en los próximos años. Luego, léelo en voz alta en tu próxima reunión de la junta.

Con todos los discursos diferentes de tu equipo de liderazgo, podrás diseñar tu visión y habrás creado claridad, alineación y colaboración al hacerlo. Y te permitirá a ti, como CEO, reunir una visión de la que todos sean partícipes.

Visión doble

Tu visión no puede ser solo un objetivo financiero. Un objetivo de crecimiento financiero para una fecha determinada está bien para los propietarios y para el equipo de liderazgo, pero es poco probable que involucre a todos tus trabajadores. Por tanto, necesitas ambas cosas: una visión emocional, amplia y clara para todos, respaldada por una visión financiera para tus accionistas y tu equipo de liderazgo.

Mira la charla TEDx de Ian Windle: Por qué deberías tener un sueño irracional

 

Este artículo se publicó primero en Vistage US. Puedes leer la versión original en inglés aquí.