Cómo llevar un diario te hará mejor líder

La diferencia más distintiva entre lo que se requiere para liderar a las personas, en lugar de administrar situaciones es una comprensión clara del propósito en el papel que desempeña. Y en este artículo hablaremos de como lograrlo, y de los motivos por los que llevar un diario te hará ser un mejor líder.

Administrar cosas, como cronogramas y presupuestos, flujos de trabajo y cadenas de suministro o mensajería, requiere un conjunto diferente de competencias respecto a las que son necesarias para que las personas desempeñen su trabajo de manera competente. El conocimiento, la habilidad, el talento y la experiencia que se necesitan para ser un gestor competente se pueden adquirir entre libros, en aulas en programas universitarios y a través de una miríada de programas de capacitación especializados, todos los cuales sirven a un importante propósito. Sin una gestión eficaz, todas las organizaciones fallan tarde o temprano, y la mayoría falla rápidamente.

El problema es que las competencias que informan sobre qué tan bien desempeñan las personas son situacionales y solo se pueden desarrollar en tiempo real mientras se trabaja en el entorno donde puedas influir en las personas que debes liderar.

La gente se inspira para ser concienzuda y demostrar valor por quién eres, más que por lo que haces. Esto requiere que comprendas lo que inspira a esas personas. Las personas que lideras son las que definen tu liderazgo, y sin sus comentarios directos es imposible prepararte para ser quien necesitas ser.

El liderazgo no brota de la nada ni puede sobrevivir en ella

Esto va más allá de la conciencia básica. El liderazgo es completamente interdependiente con aquellos en el entorno y una observación casual de tu entorno es insuficiente para obtener el nivel de conocimiento requerido para los empujones y tirones de establecer el liderazgo entre las personas de la empresa. Tu enfoque y atención deben ser decididos y conscientes para elevar su percepción y desarrollar una influencia inspiradora.

Los líderes experimentados pueden no darse cuenta de las complejidades que sustentan su capacidad para liderar a otros con eficacia. Un talento natural para aprender o desarrollar la habilidad basado en una experiencia bastante limitada puede hacer que la experiencia de liderazgo parezca instintiva o incluso simple, pero no lo es.

Además, aquellos que deben convertirse en alguien que podría ser un líder competente deben entender que hacerse consciente es resultado de alimentar la curiosidad. Y que hacerse relevante para sus objetivos requiere que esté conectado a un propósito explícito que guíe sus hábitos de pensamiento.

Las personas que logran convertirse en el tipo de líderes que necesitan ser deben reconocer que las cosas que logran que definen su liderazgo asumido tienen que ser significativas para aquellos a quienes sirven. Ser significativas en términos de impacto real y producir resultados positivos que generen perdurabilidad duradera.

Conectar tu curiosidad con la conciencia situacional relevante que respalda un propósito digno o noble es un proceso que se puede administrar con una herramienta que llamo Diario “Diez / Noventa y Cinco”.

Es una práctica que requiere solo unos minutos al día y es producto de hacerse tres preguntas simples que guían una forma deliberada de mirar el mundo que moldeará sus hábitos de pensamiento en torno a la conexión con un sentido positivo de propósito.

Las tres preguntas que debes hacerte y responder cada día en un diario son:

  • ¿Qué me he observado hacer que tuvo un impacto positivo en alguien que he encontrado hoy?
  • ¿Qué he observado en alguien más, hoy, que tuvo un impacto positivo?
  • ¿Qué he escuchado o leído acerca de que no observé directamente que demostró que alguien estaba haciendo algo positivo por otra persona?

Si mantienes este diario durante un año, observando estas tres respuestas durante 365 días, habrás realizado 1095 observaciones positivas sobre cómo tú, las personas que te rodean, e incluso las cosas que no puede ver de sí mismo, marcan una diferencia significativa en el mundo.

El propósito es entrenarse para formar el hábito alrededor de observar cosas que son inherentemente buenas y positivas, y reforzar la creencia de que esto es necesario y posible. Con el tiempo, esto se convierte en un hábito de pensar que tiene su propio propósito. Y con el tiempo ese propósito se vuelve indeleble.

Los hábitos de pensamiento que constituyen al liderazgo real es lo que hace que su sentido de propósito se vuelva contagioso.

El liderazgo no se impone a los demás, los atrae. Las personas no se sienten atraídas por los líderes, se inspiran en lo que el líder cree y se dejan seducir por la idea de que lo que pueden lograr tendrá un propósito común.

Confiar en el miedo o la intimidación equivale a la manipulación, un intento de manejar el comportamiento de los demás con el propósito de crear una ilusión de liderazgo que en realidad solo está ejerciendo poder y control para sus propios intereses egoístas. El liderazgo inspirado, por otro lado, es el resultado de personas que se inspiran a seguir libremente una causa y demuestran que lo que hacen y lo que se esfuerzan por lograr es servir a algo más allá de sus propias necesidades o intereses personales, y que son dispuestos a ir más allá de donde se sientan cómodos para lograr lo que más importa.

¿Qué pasaría si comenzaras a ver que lo positivo es necesario y también es posible? ¿Y qué pasaría si pudieras mostrar a los demás lo que es posible, sabiendo que encontrarán la manera de hacerlo necesario y harán todo lo posible para hacerlo?

El nivel de liderazgo que necesitas para ser efectivo en tus objetivos deseados comienza con una curiosidad contagiosa y una sed insaciable por las cosas que son positivas. Un diario simple con tres entradas cada día te guiará en la dirección correcta.

Este artículo ha sido escrito y publicado por un Vistage Chair de USA. Puedes leer la versión en inglés aquí.