Cómo financiar el plan de crecimiento estratégico de tu empresa

Para tener un mapa claro para el crecimiento organizacional, el liderazgo ejecutivo es responsable de crear un plan de crecimiento estratégico completo y con visión de futuro. El plan señala las prioridades de crecimiento de la empresa y define las formas en las que la empresa puede pasar de manera realista del status quo al futuro deseado.

Ofrezco las siguientes recomendaciones sobre cómo abordar la financiación del plan de crecimiento estratégico de su empresa:

  • El primer paso para desarrollar un plan de crecimiento estratégico para tu empresa es determinar la escala y el alcance de las oportunidades de mercado. La expansión puede provenir de quitarle participación de mercado a los competidores, participar en el crecimiento general del mercado, innovar soluciones de clientes superiores, expansión geográfica o por otros canales.
  • El segundo paso para desarrollar un plan de crecimiento estratégico es comprender cuánta inversión puedes financiar. Es genial tener un plan fantástico, pero si no puedes financiarlo, no se puede implementar.
    Si no sabes qué fondos están disponibles para tu empresa, puedes reducir materialmente los recursos y capacidades de su organización. Pero si aceptas que el trabajo de un CEO es maximizar el valor para todas las partes interesadas, se debe evitar la infrautilización de los recursos y capacidades de su empresa.

Un error común sobre la financiación del plan

Los CEO a menudo creen que los fondos disponibles para el crecimiento orgánico equivalen a un flujo de caja libre y lo que un banco comercial prestará respecto a los activos tangibles como cuentas por cobrar, inventario y equipo. Para las empresas exitosas de “activos ligeros”, esta es una creencia limitante falsa.

Como hemos explicado en artículos anteriores, aproximadamente el 40% de los prestamistas corporativos institucionales toman decisiones sobre la calidad del flujo de caja de una empresa en lugar del sobre el valor de liquidación de los activos tangibles. El CEO de una compañía con 5 millones en EBITDA, 5 millones en cuentas por cobrar y 5 millones en inventario puede creer que su capacidad de endeudamiento es de 6 a 8 millones, cuando en realidad podría ser de 12 a 20 millones. Esta disponibilidad de capital para la inversión se suma al flujo de caja libre de tu empresa.

Si tu empresa tiene un potencial de crecimiento significativo y realista, un plan práctico para abordar el mercado y un equipo de administración capaz de implementar el plan, ¿por qué estar limitado por la falsa creencia de que no puedes financiar el plan? Si se proyecta que tu ROI sea 2 veces o más que tu coste de capital, ¿por qué no pondrías capital a trabajar para que tu empresa sea más competitiva y rentable?

Considera este escenario de financiación

Según el patrón de hechos anterior, supongamos que una empresa tiene 1x EBITDA para una línea de crédito renovable. Además, supongamos que el negocio puede invertir 1.5M en flujo de efectivo libre anual. Si solo consideras préstamos basados ​​en activos de bancos comerciales, será difícil invertir más que el flujo de caja libre y quizás 1 millón de una instalación basada en activos.

Esa misma compañía puede recurrir a un prestamista de flujo de caja institucional y potencialmente organizar una línea de crédito de 15M a 20M. Supongamos que no deseas extender completamente la compañía pero estás dispuesto a acceder a una deuda de 12 millones: 5M de crédito y un préstamo a plazo de 7M para financiar el crecimiento. Tu empresa invertirá 1.5 millones del flujo de caja libre en cada uno de los dos años y obtendrá 3.5 millones en su plazo en cada uno de los dos años para financiar un plan de crecimiento.

Durante un período de dos años, la compañía tendrá 5 millones disponibles para capital de trabajo y 10 millones adicionales para invertir en crecimiento. Para este ejemplo, supongamos que:

El interés de todas las deudas es del 7%.
La amortización obligatoria para el préstamo a plazo es del 5% del capital más el 50% del flujo de caja libre disponible.
El EBITDA base de 5M de la compañía no tiene crecimiento.
El EBITDA generado por la nueva inversión no tiene retorno el año en que se realiza, 15% de ROI al año siguiente y crece 15% anualmente a partir de entonces.

En este escenario, la relación deuda / EBITDA de la compañía aumenta de 1-1 a 2.4-1 al comienzo del año 1: con una capacidad de endeudamiento adicional de 3M a 8M. Se reducirá rápidamente mediante la amortización de la deuda y el aumento del EBITDA.

En este escenario, el índice de deuda / EBITDA de Tu compañía cae a 2-1 para el final del año 1 y 1.4-1 para el final del año 2. Posteriormente, el crecimiento del EBITDA lleva la deuda de capital de trabajo restante de la compañía por debajo del 1-1 original.

Es importante destacar que, incluso con la reinversión del flujo de efectivo y la amortización de la deuda, la compañía aún puede mantener distribuciones moderadas a los accionistas durante todo el ejercicio, con aumentos sustanciales en las distribuciones en los años 3 a 5.

Quizás lo más importante es que la implementación del plan de crecimiento estratégico aumentará la rentabilidad y la competitividad de su empresa. Esas tendencias a menudo resultan en un aumento sustancial en el valor de tu negocio que puede igualar un EBITDA 1x-3x adicional. En este ejemplo, la compañía original podría valorarse en 7x EBITDA, o 35 millones. Después de crecer de 5M a 7M en EBITDA, ese valor podría ser 8x EBITDA o 56 millones.

Si tu empresa tiene la oportunidad y la capacidad de lograr un crecimiento significativo y tú, como CEO, deseas maximizar el valor para las partes interesadas, comprender la cantidad de capital que se puede conseguir para implementar un plan de crecimiento estratégico bien estructurado es un aspecto fundamental para el éxito.

Este artículo se publicó primero en Vistage US. Puedes leer la versión en inglés aquí.