1.400 CEOs revelan sus mayores obstáculos para la innovación: cómo resolverlos

 

El análisis de una reciente encuesta a 1,432 CEO, realizada por Vistage, mostró que la innovación es el mayor motor de crecimiento para las medianas empresas. Esto es especialmente relevante cuando se aprovechan las innovaciones incrementales y radicales para romper el status quo en una industria, y cuando las innovaciones cambian la forma en que se crean y entregan los productos o servicios y qué productos o servicios se ofrecen para satisfacer las necesidades cambiantes de los clientes.

Pero mientras las tendencias muestran que las demandas relacionadas con talento, impuestos y tecnología presionan a los CEOs en cien direcciones diferentes, no sorprende que la “falta de tiempo” sea la barrera número uno para la innovación en las medianas empresas.

Aunque  hay otras barreras que, según nuestra investigación, incluyen inversiones limitadas, demasiado enfoque en el trabajo actual, bajo compromiso de los empleados y resistencia al cambio. Si eres un CEO, tienes un papel importante que desempeñar en la innovación de tu empresa, comenzando por eliminar las barreras que bloquean su progreso.

La falta de tiempo es la barrera número uno para la innovación en las pequeñas y medianas empresas.

Aquí hay cuatro soluciones para ayudarte a gestionarlo, tal como como se destaca en nuestro último informe sobre Innovación.

1. Elige invertir el tiempo necesario en innovación

La verdad es que nadie tiene tiempo ni dinero para la innovación. Tienes que elegir invertir en ello. ¿No tienes un equipo únicamente dedicado a la investigación y al desarrollo? Intenta ganar tiempo para que tu equipo de management se reúna una vez al mes y discuta las iniciativas de innovación.

Piensa más allá de la mejora incremental. Establece metas ambiciosas en torno al lanzamiento de nuevos productos, la consecución de nuevos negocios o incluso repensar tu modelo de negocio.

2. Crea un grupo de trabajo para empezar a innovar

Si no sabes por dónde empezar, crea un grupo de trabajo encargado de la innovación y aclara quién es responsable de los resultados. El equipo debe incluir al menos un líder superior. Pon a alguien a cargo que no esté administrando las operaciones diarias para que puedan enfocarse en nuevas oportunidades en lugar de en apagar incendios.

3. Crea incentivos para tu equipo por innovar

Si es difícil involucrar a tu equipo, crea incentivos para la innovación que no se rijan por las ganancias de la empresa antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización (EBITDA) o que se midan por los rendimientos financieros.

Trabaja con tu equipo de recursos humanos para hacer de la innovación una competencia clave de sus empleados. Y revisa las capacidades de innovación de su equipo de liderazgo senior. Comienza a preguntar a los candidatos sobre innovación como parte de su proceso de entrevistas. Forma a tus empleados en prácticas y estrategias de innovación.

4. Empieza con pequeñas innovaciones

La innovación puede verse como una tarea abrumadora. A veces, esto deriva de pensar en la innovación en un sentido limitado, como la creación de nuevos productos. Cuando en realidad, la innovación puede transformar cualquier aspecto de tu negocio y puede ser gradual desde radical a incremental.

¿Podría un método de monetización único disrrumpir en tu sector? ¿Podrías integrar herramientas de automatización para innovar el flujo de trabajo? ¿Podrías transformar tu línea de producción para acelerar la entrega de bienes? Las preguntas simples pueden provocar grandes ideas.

Las empresas de más rápido crecimiento son las más capaces de adaptarse a un entorno que cambia rápidamente. Si puedes continuar creando una cultura de innovación, no hay razón para que la tuya no pueda ser una de ellas.

Este artículo se publicó primero en Vistage US. Puedes leer la versión original en inglés aquí.