Cambia tu cultura empresarial humanizando el lugar de trabajo

Los directores, desde el nivel superior hasta los líderes de primera línea, a menudo tienen la idea errónea de que para administrar de manera efectiva, ni ellos ni sus empleados pueden mostrar su lado humano en la empresa. Por este motivo en este artículo nos enfocamos en cómo cambiar tu cultura empresarial humanizando el lugar de trabajo. 

Estos gerentes creen que permitir la personalidad, el humor y la humildad delata demasiado de su poder, pero esta idea no podría estar más lejos de la verdad.

Tal vez en la era de la gestión y el control, cuando los empleados entraban, salían y se esperaba que realizaran tareas rutinarias repetidamente, este tipo de estilo de administración sin emociones puede haber funcionado. Pero las empresas son diferentes ahora. Hoy, pedimos a todos los empleados que usen su creatividad e innovación para ayudar a las empresas a competir a nivel mundial. Y para crear un entorno donde eso suceda, el estilo de gestión basado en el  control no funciona. ¿Por qué? Porque no puedes exigir motivación e inspiración. En cambio, tienes que desarrollar una atmósfera donde se fomente ese comportamiento, y luego se espere.

Los empleados deben saber que pueden sugerir nuevas ideas sin que sean inmediatamente derribadas. Deben ser alentados a pensar “fuera de la caja” e ir más allá de sus descripciones de trabajo para ayudar a sus empresas a competir en una economía basada en el conocimiento. Crear este tipo de ambiente de trabajo requiere un sentido de humanidad en el lugar de trabajo.

Es una creencia común que el dinero es el gran motivador. Pero los mejores artistas están motivados intrínsecamente por un sentimiento de orgullo por sus logros o por un deseo de agradar. El elemento humano no puede ser ignorado, y algunas de las compañías más exitosas lo han reconocido y capitalizado.

Zappos, el minorista de calzado en línea, por ejemplo, enumera “crear diversión y un poco de rareza” como uno de sus valores fundamentales, junto con “ser aventurero e impulsar el cambio” y “construir un espíritu positivo de equipo y familia”. Es fácil ver cómo este tipo de cultura alienta a los empleados a invertir sus talentos individuales y a usar sus personalidades únicas para hacerlo.

En el centro de atención al cliente de Zappos, se alienta a los empleados a decorar sus cubículos, traer mascotas y hacer que su lugar de trabajo se sienta más como en casa. Zappos no paga necesariamente más que el centro de llamadas de otra compañía, pero sus empleados están más motivados porque se sienten apreciados y necesitados.

La creación de ese tipo de entorno comienza en la línea superior, y el cofundador y ex CEO de Southwest Airlines, Herb Kelleher, ciertamente lo hizo real. Sus empleados son lo primero, dijo Kelleher. Y si los trata correctamente, tratarán a los clientes correctamente, lo que hará que los clientes vuelvan y eso hará felices a los accionistas.

Kelleher inyectó humor y diversión en el lugar de trabajo a su manera, que incluía vestirse como dragones y vestirse como Elvis. Las tácticas poco convencionales de Kelleher, junto con una dedicación al servicio, inspiraron la pasión de sus empleados, y la compañía pasó de ser una aerolínea regional a ser una líder de la industria.

¿Cómo podrías, desde tu rol de CEO, inyectar humanidad en el lugar de trabajo?

  • Primero, ten en cuenta tu propia actitud cuando entres al trabajo. Puedes preparar el escenario para un buen día o un día no tan bueno para tus empleados simplemente por cómo entras al edificio. ¿Sonríes y te tomas tiempo para conversar con los empleados, o los estás acosando y persiguiendo para obtener una actualización de un proyecto? Más de lo que probablemente te des cuenta, los empleados se inspiran en tu comportamiento. Valora si creas una atmósfera de creatividad e innovación.
  • Tómate tiempo para divertirte. Busca oportunidades para celebrar tus éxitos y los de tus empleados. Las celebraciones no tienen que ser extremadamente largas o caras, pero sí deben ser sinceras. Un descanso para tomar café y un brindis oportuno pueden ser más significativos que una cena de premios elaborada.
  • Busca humor. El humor es un gran calmante para el estrés. Los estudios han demostrado que el humor y la risa tienen importantes beneficios físicos y mentales. El humor ayuda a las personas a unirse y los pone del mismo lado de la mesa. No estoy hablando de burlarnos el uno del otro. Estoy hablando de compartir historias y experiencias que pueden haberte hecho sonreír y que también pueden hacer sonreír a los demás.

No puedes escribir una política diciendo que esta es la nueva cultura. Tienes que demostrarlo desde el nivel superior hacia abajo, de mil maneras diferentes, pero consistentes. Al actuar como un ser humano y celebrar esos elementos comunes con sus empleados, comenzará a hacer ese cambio. Y ni siquiera necesitas ponerte un disfraz de Elvis para hacerlo.

Este artículo se publicó primero en Vistage US. Puedes leer la versión en inglés aquí.