7 formas en que un CEO puede desarrollarse como líder

Para muchos Directores ejecutivos, el desarrollo del liderazgo es un desafío constante, y no solo porque tengan poco tiempo.

El problema proviene de tener demasiadas opciones para el desarrollo del liderazgo y muy pocas formas de medir el ROI de los métodos. ¿Cómo sabe un líder si vale la pena hacer ese programa de capacitación, ver ese seminario web o leer ese libro?

Además de este desafío, los CEO ya están bajo una presión cada vez mayor para ampliar sus competencias de liderazgo en un mundo que cambia rápidamente. En la encuesta Global Human Trends de Deloitte, el 80% de los encuestados estuvo de acuerdo en que el liderazgo del siglo XXI implica “requisitos nuevos y únicos” importantes para el éxito de su organización.

Aquí, analizamos siete formas en que los CEO pueden desarrollarse como líderes efectivos, considerando las ventajas y desventajas potenciales de cada opción.

1.- Libros

No es casualidad que muchos líderes de talla mundial, como Warren Buffet y Elon Musk, también sean lectores voraces. La lectura estimula el pensamiento creativo, aumenta el vocabulario, agudiza las habilidades de comunicación y fomenta la reflexión, — cualidades que son importantes para un liderazgo sólido.

Como herramienta para el desarrollo del liderazgo, los libros presentan dos desafíos principales: uno, es fácil caer en la trampa de leer pasivamente las ideas en lugar de aplicarlas activamente. Dos, es difícil para los Directores ejecutivos saber qué leer, considerando la gran cantidad de títulos disponibles (solo Amazon tiene más de 60.000 libros sobre liderazgo).

Dos sugerencias: una, considera esta lista de libros de negocios recomendados por miembros de Vistage y coaches ejecutivos. Dos, lee algo que no tenga nada que ver con el liderazgo. “Sumérgete en una obra de ficción para reducir el estrés, agudizar tu enfoque y abrir tu mente a nuevas ideas, sugiere Gair Maxwell, ponente de Vistage.

2.- Aprendizaje online

Hay mucho a destacar sobre el aprendizaje online: es conveniente algo que puedes hacer en cualquier momento, en cualquier dispositivo y desde cualquier lugar del mundo. Es personalizable lo que te permite aprender a tu propio ritmo y concentrarte donde quieras. Es eficaz a menudo presenta elementos visuales y componentes interactivos que facilitan la retención de información. También suele ser menos costoso que los cursos presenciales.

¿La desventaja? El aprendizaje online no te permite tener interacciones cara a cara o conversaciones informales con compañeros, que suelen ser muy valiosas para el desarrollo de líderes. También puede resultar difícil mantenerte motivado y comprometido en una capacitación de liderazgo cuando el material se entrega de forma remota. Y por último, los cursos online no suelen ser útiles para establecer relaciones o expandir tu red.

3.- Seminarios presenciales

Ya sea que se imparten a través de un taller de un día o un programa de una escuela de negocios de una semana, los seminarios son una excelente manera de profundizar en un tema de liderazgo y desarrollar habilidades más sólidas. Te sacan de tu rutina diaria, te brindan el tiempo y el espacio para concentrarte y crean oportunidades para establecer contactos con los líderes de diversos sectores. A la mayoría de los directivos también les resulta estimulante e inspirador aprender directamente de los expertos.

Sin embargo, los seminarios se quedan cortos si enfatizan el contenido más que el contexto. Este es un problema común entre los programas de desarrollo de liderazgo, señalan los autores del artículo de McKinsey Quarterly, Por qué fallan los programas de desarrollo de liderazgo. “Demasiadas iniciativas de capacitación… se basan en la suposición de que “una talla” sirve para todos y que el mismo grupo de habilidades o estilo de liderazgo es apropiado independientemente de la estrategia, la cultura organizacional o el mandato del CEO”, escriben los autores.

4.- Webinars

Los webinars de desarrollo de liderazgo ofrecen una forma conveniente de acceder a conocimientos de expertos desde cualquier parte del mundo. Por lo general, atienden a audiencias específicas con desafíos específicos, ofrecen aprendizaje dirigido en un marco de tiempo condensado. Los seminarios web grabados ofrecen una ventaja adicional para los directores ejecutivos que no tienen tiempo para asistir a una sesión en vivo o que desean volver a visitar el contenido más tarde.

Sin embargo, los webinars también presentan algunos inconvenientes. Primero, muchos pueden limitar tu capacidad para hacer preguntas a los expertos. En segundo lugar, puede ser difícil interactuar con ellos si estás distraído con otras tareas, como responder el correo electrónico. En tercer lugar, exigen un compromiso de tiempo mayor que, por ejemplo, leer un documento técnico.

5.- Asociaciones del sector

Unirse a una asociación del sector ofrece algunas ventajas: pueden ayudarte a conectarte fácilmente con un grupo de líderes de ideas afines. Algunos ofrecen oportunidades exclusivas de desarrollo profesional, como conferencias y reuniones. Los de buena reputación pueden aumentar tu credibilidad profesional o la credibilidad de tu empresa. Y las asociaciones que mantienen un directorio de miembros pueden ayudarte a encontrar nuevos clientes o nuevas asociaciones.

¿El principal inconveniente de las asociaciones? Pueden ser limitantes si solo te conectan con personas que ya están en tu círculo profesional. La mayoría de las veces, estas membresías no te ayudarán a obtener acceso a diversas perspectivas e ideas de fuera de tu sector.

6.- Coaching ejecutivo

Los coaches ejecutivos son excelentes para ayudar a los CEOa a explorar problemas desde múltiples ángulos, llamar la atención sobre los puntos ciegos y llegar a la raíz de un problema rápidamente. Los grandes coaches también saben cómo mantener a los CEO motivados, enfocados y responsables de sus propias acciones.

“Los líderes necesitan entrenadores por la misma razón que los grandes atletas necesitan un entrenador: el feeedback”, explica Phil Liebman, presidente de Vistage.

“Tiger Woods necesitaba un entrenador porque él no podía ver su propio backswing. Necesita un entrenador que le aportase su opinión sobre si lo que está haciendo está funcionando y si es lo correcto”.

Sin embargo, a pesar de todos sus beneficios, el coaching tradicional tiene algunos inconvenientes potenciales. En primer lugar, algunas personas que afirman ser buen coach no están cualificadas para hacerlo o no han obtenido resultados reales. En segundo lugar, algunos coaches se centran demasiado en dar consejos teóricos y muy poco en aportar pasos prácticos.

En tercer lugar, las sesiones de coaching a corto plazo (por ejemplo, las que duran un día) no suelen proporcionar beneficios duraderos. Cuarto, un coach solo tiene una opinión, — la suya —, lo que puede limitar tu perspectiva sobre un tema.

7.- Grupos asesoramiento entre iguales

Como complemento del coaching tradicional, los grupos asesoramiento entre iguales pueden marcar una diferencia significativa en el desarrollo del liderazgo de un CEO. Son especialmente valiosos para los directores ejecutivos que se sienten “solos en la cima” y necesitan apoyo para superar desafíos complejos o tomar decisiones difíciles.

Los mejores grupos asesores entre iguales están compuestos por líderes de alto potencial que provienen de diversas empresas, sectores, antecedentes y áreas de especialización. En este entorno, el coaching grupal ayuda a los líderes a obtener una nueva perspectiva, ampliar su perspectiva, ponen a prueba sus suposiciones y evitan la trampa del sesgo de confirmación.

La Chair de Vistage, Ginnie McDevitt, ha sido testigo del poder de sus compañeros en su propio grupo de Vistage. Como ejemplo, recuerda cómo el propietario de un negocio en su grupo no podía entender por qué las ventas de su empresa estaban cayendo hasta que comenzó a hablar de ello con sus miembros de grupo Vistage. “El grupo desafió sus suposiciones”, dice McDevitt, “y le hizo pensar en su problema de manera completamente diferente”. Siguiendo el consejo de sus compañeros, el dueño de la empresa cambió su estrategia y logró revertir sus ventas en solo nueve meses.

¿Cuál es la mejor opción?

El mejor enfoque es uno integral, donde los Directores ejecutivos recurren a múltiples recursos para abordar sus debilidades y perfeccionar sus fortalezas.

Este artículo se publicó primero en Vistage US, puedes leer la versión original en inglés aquí.