5 errores que cometen los CEO y cómo aprender de ellos

Muchas de las lecciones más valiosas que aprendemos los Directores Generales a lo largo de nuestras carreras provienen de los errores habituales de liderazgo que hemos cometido a lo largo del camino. Vienen con los reveses y los triunfos ganados con esfuerzo que nos han ayudado en nuestra búsqueda continua de convertirnos en mejores líderes. A través de las interacciones con otros líderes durante mi carrera, he notado que los errores de liderazgo generalmente se pueden clasificar en categorías. Y es la forma en la que los líderes respondan a esos errores, lo que les permitirá crecer o permanecer estancados.

A continuación, describo estos 5 errores clave de liderazgo que cometemos los CEO y expondré cómo aprender de ellos:

1. Mantenerte aislado

Puede ser fácil, como líder, sacar tus conclusiones primero, o hacer incluso en lugar de hacer preguntas. Cuando los líderes creen tanto en su punto de vista que ya tienen un guión para sus reuniones, en realidad no están escuchando ni aprendiendo de los diferentes puntos de vista. Este error de liderazgo puede aparecer, por ejemplo, cuando los líderes solo contratan a personas que piensan igual que ellos; no es tan efectivo como traer perspectivas variadas. También ocurre cuando  líderes nuevos llegan a las empresas y hacen copy-paste de estrategias de experiencias de su pasado, sin escuchar primero las ideas y los comentarios de los clientes y empleados de la nueva empresa. Hay una razón por la que el método socrático sigue siendo tan popular… La mayoría de las ideas o soluciones sólidas a los problemas comerciales provienen de la formulación de preguntas y de la colaboración enfocada.

2. No ser claro en la Dirección

Liderar se trata en gran medida de establecer una dirección, la visión y las expectativas, así como alentar a los empleados a activarse. Esto requiere una comunicación frecuente sobre la misión, la visión, el propósito y los valores, y el papel que juegan los propios empleados para lograrlo. Y la comunicación debe funcionar en ambos sentidos. Los mejores CEO evitan este error de liderazgo escuchando los comentarios de su equipo con una mente abierta, curiosidad y empatía. Las acciones también importan. Los empleados notan cuando los líderes se desvían de la misión, la visión y el propósito, y solo se apegan a sus valores cuando es conveniente, particularmente en tiempos de incertidumbre.

3. Centrarte solo en el crecimiento a corto plazo

Este error de liderazgo puede ocurrir cuando los líderes están tan concentrados en la carrera hacia los objetivos de un trimestre a otro, que se olvidan del crecimiento saludable a largo plazo. Los gritos de guerra a corto plazo pueden ser realmente efectivos, pero solo cuando se alinean con la estrategia a largo plazo de una empresa. Mantener el enfoque en los objetivos a largo plazo demuestra una creencia en los fundamentos del negocio y en la estrategia que todos se comprometen a ejecutar.

4. Microgestión

Los CEO de éxito crean un ritmo constante de comunicación con los compañeros de trabajo en torno a las prioridades y los logros. Cuando los líderes tienen claro en qué deben centrarse las personas y dejan que su equipo haga el trabajo en sus propios términos, los empleados se sienten más responsables y más valorados. Es importante definir las metas y los resultados y confiar en los miembros del equipo para descubrir el camino. Por supuesto, siempre se deben tener situaciones de control para comprender el progreso, pero la microgestión es un error común de liderazgo que hará que las personas se sientan subestimadas e infravaloradas.

5. Centrarte en los contratiempos que están fuera de tu control

La pandemia ha supuesto un recordatorio de que hay cosas fuera de nuestro control directo que pueden afectar nuestros negocios. Los CEO pueden marcar un tono optimista para sus empresas al enfocarse en áreas del negocio en las que pueden crear impacto en lugar de quedarse estancados en desafíos que están fuera de su control. Los líderes más efectivos evitan este error común de liderazgo al enfocarse en el objetivo a largo plazo de apoyar a sus clientes y compañeros de trabajo, independientemente de cuales son los desafíos que se presenten. Como un atleta de clase mundial, los Directores eficaces evitan las excusas y se centran en las cosas que sí pueden controlar.

Como todos los CEO, a veces yo mismo recuerdo las decisiones que tomé y que parecían correctas en ese momento, solo para acabar cayendo en la cuenta de que había una manera mejor de hacerlo. Y, al final, aprendí que “el tiempo lo cambia todo”. La clave es tratar de no cometer el mismo error de liderazgo dos veces y corregir el rumbo con firmeza. Los errores realmente pueden ser un catalizador para el crecimiento personal y empresarial, pero solo si los líderes se toman el tiempo para reconocerlos, se hacen cargo de ellos y descubren por qué surgió ese punto ciego. Una vez aceptados esos errores como oportunidades de aprendizaje, pueden ayudar a moldear y mejorar tu propio éxito como líder.

Sobre el autor

Sam Reese es el CEO de Vistage, la organización de asesoramiento ara CEOs más grande del mundo para medianas empresas. Durante sus 35 años de carrera como líder empresarial, Sam ha dirigido organizaciones grandes y medianas, y ha asesorado a directores ejecutivos y ejecutivos clave de empresas de todo el mundo.

Este artículo se publicó primero en Vistage US, puedes leer el artículo en inglés.