5 claves de líderes que triunfan

¿Qué tan comprometido estás con el éxito? Casi todos los líderes dirán cosas como: “¡Mucho! ¡Estoy completamente dedicado! ¡Cien por cien!” Palabras. Pero, ¿qué haces en la práctica?

Consistencia despiadada

Los líderes que son implacablemente consistentes construyen organizaciones que triunfan. La consistencia despiadada significa que todo lo que dices y haces, y todo lo que no dices y no haces, está alineado con el objetivo de triunfar.

1. El enfoque correcto

Desarrollar y mantener el enfoque correcto es clave para ser un líder implacablemente consistente. Asegúrate de que todos en tu organización entiendan lo que te esfuerzas por lograr los objetivos, por qué elegiste esos objetivos y cómo planeas alcanzarlos. Comunícate claramente sobre lo que esperas de cada uno de los miembros de tu equipo para llegar allí.

2. El ambiente adecuado

Si creas el entorno adecuado, estás proporcionando un espacio que le permita a tu equipo rendir al máximo. Un ambiente ganador ideal es aquel en el que los empleados se sienten equipados, entrenados, apoyados y valorados.

3. El equipo correcto

Elegir el equipo adecuado es fundamental para una estrategia ganadora. Concentra tus esfuerzos de contratación y búsqueda de talento en algo más que solo conocimiento, habilidades y experiencia. Asegúrate de buscar los rasgos asociados con el éxito en tus empleados potenciales, acciones como tomar la iniciativa, perseverar a través de los desafíos y ser resistente frente al cambio.

4. El compromiso correcto

Como líder, debes tener el compromiso correcto de ser implacablemente consistente. Seamos claros sobre  lo que esto significa. La consistencia despiadada no significa repetición robótica. No se trata de actividad mecánica realizada sin variación o creatividad. No sugiero que nos sometamos a la tiranía de la coherencia.

5. Consistencia de propósito

Es más importante tener una coherencia de propósito que se refleje constantemente en tus decisiones y acciones. Significa que todo lo que haces, por variado y creativo que sea, está constantemente alineado con tu propósito y tus intenciones. La implacable alineación de intenciones, decisiones y acciones sí es la auténtica base del éxito.

Y ahora, ¿Qué tan comprometido estás con el éxito? ¿Estás lo suficientemente comprometido para ser implacablemente consistente? Pues haz que suceda.

Este post se publicó primero en Vistage US, puedes leer la versión original en inglés aquí.